martes, 16 de diciembre de 2008

Los perros y las perras [a propósito de los conflictos del poder cultural del momento]

Los perros mejor entrenados se saben de memoria
los poemas más famosos de Lorca y de Neruda.
Otros, entusiastas y cobardes
no tienen miedo de decir lo que piensan
corren riesgos de que los nombren “perras”
[Ser nombrado “perra” es denigrante]
—Pero es sólo al principio, luego se corren y dejan que los otros
les muerdan y les saquen la sangre.
Otros, es mi caso, se encierran en las esquinas
orinan y delimitan su terreno
elaboran contrapropuestas bien argumentadas
[Hasta ni duermen por estar investigando]
Luego, los perros educados se acercan
y ofrecen protección si se está de su lado.
La sangre de perro y perra se agita
y al final todos resultan con alguna mordida
más o menos grave.

No hay comentarios: